Este   ensayo   define   conceptualmente   al   agujero   negro   como   un   “triturador   de   materia”   (considerada   ésta   como   el   espacio   extremadamente   curvado),   que   retorna irreflexivamente    la    curvatura    al    primigenio    espacio    plano.    Trata    asimismo    sobre    la    relación    entre    sus    singularidades,    las    partículas    y    las    constantes    de    Planck, pretendidamente esenciales en la formación de la masa de las partículas y esenciales en el concepto de singularidad de un agujero negro. Quisiera   diferenciar   enfáticamente   el   contenido   de   este   texto   respecto   a   los   artículos   publicados,   puesto   que   al   contrario   que   en   los   últimos,   este   ensayo   está   realizado   sin el   empleo   del   aparato   matemático.   Así,   desde   la   cautela,   pero   utilizando   los   fundamentos   de   lo   que   para   mí   aporta   la   imprescindible   exploración   matemática   y   los   datos experimentales   previos,   propongo   una   descripción   conceptual   de   las   singularidades   existentes   en   los   agujeros   negros   respetando   escrupulosamente   los   principios   de conservación   de   la   carga   y   la   energía   y   tomando   como   pilar   básico   el   concepto   de   vacío,   quizás   noción   última   que   contiene   al   resto   de   los   observables   presentes   en   la naturaleza. Considerando   al   vacío   una   equivalencia   de   la   dimensión   espacial,   la   forma   matemática   que   lo   relaciona   con   la   energía   a   través   de   la   masa   incluye   tres   importantísimas constantes   físicas   universales:   la   constante   de   gravitación   universal,   la   constante   dieléctrica   y   la   permeabilidad   magnética   según   la   ecuación   s=(Gεμ)∙m ,   el   cual   incluye   los parámetros   esenciales   que   definen   la   existencia   de   procesos   de   transmisión   energética   como   la   radiación   electromagnética,   de   la   carga   eléctrica   e   incluso   de   la   masa   si   se considera a las partículas elementales una consecuencia de la curvatura espacial extrema según la capacidad del vacío en su equivalencia (s=x)-m . A   partir   de   lo   anterior,   las   consecuencias   del   estudio   de   la   relación   vacío-energía   son   variadas,   conllevando   su   desarrollo   a   la   conocida   Teoría   de   la   Relatividad   Especial, asegurando   la   constancia   de   la   velocidad   de   la   luz   con   carácter   independiente   de   la   velocidad   del   sistema   de   referencia,   etc.   Asimismo,   podría   relacionar   a   la   Relatividad General   con   las   partículas   elementales   que   conforman   la   materia,   a   través   de   la   relación   de   la   curvatura   espacial   con   las   magnitudes   espacio,   tiempo   y   masa   de   Planck,   lo que   haría   que   las   propiedades   de   carga   eléctrica   y   masa   aparecieran   cuantizadas   por   un   acomodamiento   de   la   curvatura   espacial   en   la   pugna   existente   entre   una   fuerza   de valor   constante   F 1 =c 4 /G    y   otra      de   carácter   electrostático   f(q U ,λ)    [1] ,   ambas   inherentes   al   vacío.   De   esta   manera,   toda   manifestación   natural   podría   ser   descrita   a   partir   de   la dimensión   espacial   estructurada   por   ciertas   constantes   físicas,   con   el   vacío   como   único   responsable   precursor   y   delimitador   del   comportamiento   de   la   materia   y   de   la transmisión electromagnética de la información. Limitados   algunos   conceptos   de   utilidad   imprescindible   para   el   razonamiento   posterior,   sólo   queda   aplicarlos   al   tema   del   que   trata   este   texto,   es   decir,   al   supuesto comportamiento   de   los   hipotéticos   agujeros   negros   en   el   lugar   en   que   todas   las   leyes   físicas   dejan   de   funcionar,   precisamente   cuando   se   intenta   traspasar   el   espacio   y   tiempo de   Planck,   es   decir,   en   sus   singularidades   matemáticas.   Y   he   utilizado   la   palabra   hipotéticos,   porque   los   agujeros   negros   aún   siguen   siendo   entelequias   a   pesar   de   que   su existencia   sea   generalmente   aceptada   y   apoyada   por   la   Teoría   de   la   Relatividad   General   de   Einstein.   De   hecho,   en   un   Universo   en   el   que   la   conservación   de   la   energía   y   de la   carga   eléctrica   son   conceptos   primordiales,   estos   objetos   cósmicos   deberían   ser   necesarios   siempre   que   tal   como   se   propuso   anteriormente,   las   partículas   elementales   se crearan   a   partir   de   la   curvatura   extrema   del   vacío,   y   la   radiación   electromagnética   no   fuera   más   que   una   manifestación   de   la   estructura   interna   del   mismo. Ambas,   partículas   y agujeros   negros   serían   una   expresión   de   la   curvatura   espacio   temporal   a   distintos   niveles   de   escala,   que   se   encontraría   justamente   en   la   misma   distancia   y   tiempo:   el   espacio y   tiempo   de   Planck,   magnitudes   pretendidamente   esenciales   junto   a   la   masa   de   Planck   en   la   formación   por   ejemplo   de   un   electrón,   y   esenciales   en   el   concepto   de singularidad de un agujero negro. Una   vez   llegado   a   este   punto,   y   traspasada   la   frontera   del   espacio   tiempo   de   Planck,   en   el   agujero   negro   sería   posible   el   proceso   inverso   de   creación,   es   decir   la destrucción de la materia y su devolución al estado inicial, al simple espacio, libre de la prisión de la curvatura. Es   curioso,   que   al   abordar   esta   teoría,   las   constantes   G,ε,μ    unidas   a   la   constante   de   Planck   h    como   momento   angular   involucrado   en   la   curvatura,   provoquen   inequívoca y   axiomáticamente   valores   de   masa   muy   pequeñas   de   manera   acorde   a   lo   observado,   y   que   la   constante   de   gravitación   universal   desaparezca   cuando   el   vacío   se   transforma en   la   propiedad   masa   o   carga   eléctrica   de   una   partícula   elemental   como   es   el   caso   del   electrón.   Pero   como   en   las   dos   caras   de   una   misma   realidad,   es   precisamente   el parámetro   y   valor   de   G    el   factor   primordial   que   actuará   en   la   unión   de   la   materia,   imperativamente   en   una   escala   admirablemente   cósmica.   Así,   las   constantes   físicas descritas implicarían la coexistencia de lo pequeño según valores concretos e invariables, y de lo grande como destino innegable. Un   Universo   de   este   tipo   existiría   porque   es   el   único   posible,   y   permitiría   su   objetividad   a   través   de   la   creación   irreflexiva   y   unívoca   de   sus   estructuras   fundamentales, inductoras   de   grandes   distribuciones   como   nebulosas,   planetas,   estrellas,   galaxias..,   que   conllevaran   a   partir   de   la   gravedad   a   unos   reconstituyentes   agujeros   negros   a   modo de, valga la expresión, "trituradores de basura" que restituirían las perturbaciones iniciales a su estado primordial. Esta   interpretación   de   los   horizontes   de   sucesos,   muy   a   mi   pesar,   pero   acostumbrado   a   la   poca   conformidad   de   la   naturaleza   con   una   causalidad   complaciente,   está   muy lejos   de   la   fantasiosa   interpretación   de   los   agujeros   negros,   de   sus   supuestas   soluciones   simétricas   denominadas   agujeros   blancos,   y   de   sus   posibles   uniones,   los   llamados agujeros   de   gusano   o   puentes   de   Einstein-Rosen,   como   enlaces   espacio   temporales   que   pudieran   quizás   ser   utilizados   a   modo   de   atajos   en   viajes   espaciales   e   incluso temporales;   sobre   la   que   existen   numerosas   investigaciones   y   publicaciones.   Sin   embargo,   y   a   pesar   de   que   la   propuesta   desarrollada   en   este   texto   no   podría   ser   evidenciada directamente   (personalmente)   ante   el   destructivo   entimema   al   que   conlleva,   coincidiría   en   su   disposición   con   el   ciclo   natural   de   la   energía   observado   en   nuestro   algo   menos peligroso entorno cotidiano, y confirmaría los ciclos de transformación ante los de creación o destrucción aparentes. La   singularidad   del   hipotético   agujero   negro   es   la   candidata   lógica   a   perder   dicha   descripción.   Esto   podría   suponer   una   redefinición   de   los   conceptos   de   espacio   y   tiempo respecto   a   la   existencia   de   una   cuantización   intrínseca   o   la   aparición   de   nuevas   teorías   cosmológicas,   y   como   mínimo,   supondría   la   eliminación   de   un   incómodo   lugar inexplicable que insinúe la inoperatividad del edificio construido por la física moderna. [1] e=qU(r/λ)_quantized. qU=(4πhv(εoo)) [cb]. r=q2/(4πεo·mc2). Compton wavelength, λ. m=mp(F2/F1)_quantized. Planck mass, mp. F1=FU=c4/G; F2=Fe= f(qU,λ).  Referencias: Basados en artículos, www.gonzaloamoreno.com © Gonzalo A. Moreno Jiménez. 15/10/2004.
ACERCA DE LAS SINGULARIDADES EN LOS AGUJEROS NEGROS. “TRITURADORES DE BASURA”.
Todo el material incluido en esta web puede ser usado bajo citación expresa de la fuente. Gracias por tu lectura!
Este   ensayo   define   conceptualmente   al   agujero   negro   como   un   “triturador   de   materia”   (considerada   ésta   como   el   espacio   extremadamente curvado),   que   retorna   irreflexivamente   la   curvatura   al   primigenio   espacio   plano.   Trata   asimismo   sobre   la   relación   entre   sus   singularidades,   las partículas   y   las   constantes   de   Planck,   pretendidamente   esenciales   en   la   formación   de   la   masa   de   las   partículas   y   esenciales   en   el   concepto   de singularidad de un agujero negro. Quisiera   diferenciar   enfáticamente   el   contenido   de   este   texto   respecto   a   los   artículos   publicados,   puesto   que   al   contrario   que   en   los   últimos,   este ensayo   está   realizado   sin   el   empleo   del   aparato   matemático.   Así,   desde   la   cautela,   pero   utilizando   los   fundamentos   de   lo   que   para   mí   aporta   la imprescindible   exploración   matemática   y   los   datos   experimentales   previos,   propongo   una   descripción   conceptual   de   las   singularidades   existentes   en los   agujeros   negros   respetando   escrupulosamente   los   principios   de   conservación   de   la   carga   y   la   energía   y   tomando   como   pilar   básico   el   concepto de vacío, quizás noción última que contiene al resto de los observables presentes en la naturaleza. Considerando   al   vacío   una   equivalencia   de   la   dimensión   espacial,   la   forma   matemática   que   lo   relaciona   con   la   energía   a   través   de   la   masa   incluye tres   importantísimas   constantes   físicas   universales:   la   constante   de   gravitación   universal,   la   constante   dieléctrica   y   la   permeabilidad   magnética según   la   ecuación   s=(Gεμ)∙m ,   el   cual   incluye   los   parámetros   esenciales   que   definen   la   existencia   de   procesos   de   transmisión   energética   como   la radiación   electromagnética,   de   la   carga   eléctrica   e   incluso   de   la   masa   si   se   considera   a   las   partículas   elementales   una   consecuencia   de   la   curvatura espacial extrema según la capacidad del vacío en su equivalencia (s=x)-m . A   partir   de   lo   anterior,   las   consecuencias   del   estudio   de   la   relación   vacío-energía   son   variadas,   conllevando   su   desarrollo   a   la   conocida Teoría   de   la Relatividad   Especial,   asegurando   la   constancia   de   la   velocidad   de   la   luz   con   carácter   independiente   de   la   velocidad   del   sistema   de   referencia,   etc. Asimismo,   podría   relacionar   a   la   Relatividad   General   con   las   partículas   elementales   que   conforman   la   materia,   a   través   de   la   relación   de   la   curvatura espacial   con   las   magnitudes   espacio,   tiempo   y   masa   de   Planck,   lo   que   haría   que   las   propiedades   de   carga   eléctrica   y   masa   aparecieran   cuantizadas por   un   acomodamiento   de   la   curvatura   espacial   en   la   pugna   existente   entre   una   fuerza   de   valor   constante   F 1 =c 4 /G    y   otra      de   carácter   electrostático f(q U ,λ)    [1] ,   ambas   inherentes   al   vacío.   De   esta   manera,   toda   manifestación   natural   podría   ser   descrita   a   partir   de   la   dimensión   espacial   estructurada por   ciertas   constantes   físicas,   con   el   vacío   como   único   responsable   precursor   y   delimitador   del   comportamiento   de   la   materia   y   de   la   transmisión electromagnética de la información. Limitados   algunos   conceptos   de   utilidad   imprescindible   para   el   razonamiento   posterior,   sólo   queda   aplicarlos   al   tema   del   que   trata   este   texto,   es decir,   al   supuesto   comportamiento   de   los   hipotéticos   agujeros   negros   en   el   lugar   en   que   todas   las   leyes   físicas   dejan   de   funcionar,   precisamente cuando   se   intenta   traspasar   el   espacio   y   tiempo   de   Planck,   es   decir,   en   sus   singularidades   matemáticas. Y   he   utilizado   la   palabra   hipotéticos,   porque los   agujeros   negros   aún   siguen   siendo   entelequias   a   pesar   de   que   su   existencia   sea   generalmente   aceptada   y   apoyada   por   la   Teoría   de   la Relatividad   General   de   Einstein.   De   hecho,   en   un   Universo   en   el   que   la   conservación   de   la   energía   y   de   la   carga   eléctrica   son   conceptos primordiales,   estos   objetos   cósmicos   deberían   ser   necesarios   siempre   que   tal   como   se   propuso   anteriormente,   las   partículas   elementales   se   crearan a   partir   de   la   curvatura   extrema   del   vacío,   y   la   radiación   electromagnética   no   fuera   más   que   una   manifestación   de   la   estructura   interna   del   mismo. Ambas,   partículas   y   agujeros   negros   serían   una   expresión   de   la   curvatura   espacio   temporal   a   distintos   niveles   de   escala,   que   se   encontraría justamente   en   la   misma   distancia   y   tiempo:   el   espacio   y   tiempo   de   Planck,   magnitudes   pretendidamente   esenciales   junto   a   la   masa   de   Planck   en   la formación por ejemplo de un electrón, y esenciales en el concepto de singularidad de un agujero negro. Una   vez   llegado   a   este   punto,   y   traspasada   la   frontera   del   espacio   tiempo   de   Planck,   en   el   agujero   negro   sería   posible   el   proceso   inverso   de creación, es decir la destrucción de la materia y su devolución al estado inicial, al simple espacio, libre de la prisión de la curvatura. Es   curioso,   que   al   abordar   esta   teoría,   las   constantes   G,ε,μ    unidas   a   la   constante   de   Planck   h    como   momento   angular   involucrado   en   la curvatura,   provoquen   inequívoca   y   axiomáticamente   valores   de   masa   muy   pequeñas   de   manera   acorde   a   lo   observado,   y   que   la   constante   de gravitación   universal   desaparezca   cuando   el   vacío   se   transforma   en   la   propiedad   masa   o   carga   eléctrica   de   una   partícula   elemental   como   es   el   caso del   electrón.   Pero   como   en   las   dos   caras   de   una   misma   realidad,   es   precisamente   el   parámetro   y   valor   de   G ”   el   factor   primordial   que   actuará   en   la unión   de   la   materia,   imperativamente   en   una   escala   admirablemente   cósmica.   Así,   las   constantes   físicas   descritas   implicarían   la   coexistencia   de   lo pequeño según valores concretos e invariables, y de lo grande como destino innegable. Un   Universo   de   este   tipo   existiría   porque   es   el   único   posible,   y   permitiría   su   objetividad   a   través   de   la   creación   irreflexiva   y   unívoca   de   sus estructuras   fundamentales,   inductoras   de   grandes   distribuciones   como   nebulosas,   planetas,   estrellas,   galaxias..,   que   conllevaran   a   partir   de   la gravedad   a   unos   reconstituyentes   agujeros   negros   a   modo   de,   valga   la   expresión,   "trituradores   de   basura"   que   restituirían   las   perturbaciones iniciales a su estado primordial. Esta   interpretación   de   los   horizontes   de   sucesos,   muy   a   mi   pesar,   pero   acostumbrado   a   la   poca   conformidad   de   la   naturaleza   con   una   causalidad complaciente,   está   muy   lejos   de   la   fantasiosa   interpretación   de   los   agujeros   negros,   de   sus   supuestas   soluciones   simétricas   denominadas   agujeros blancos,   y   de   sus   posibles   uniones,   los   llamados   agujeros   de   gusano   o   puentes   de   Einstein-Rosen,   como   enlaces   espacio   temporales   que   pudieran quizás   ser   utilizados   a   modo   de   atajos   en   viajes   espaciales   e   incluso   temporales;   sobre   la   que   existen   numerosas   investigaciones   y   publicaciones. Sin   embargo,   y   a   pesar   de   que   la   propuesta   desarrollada   en   este   texto   no   podría   ser   evidenciada   directamente   (personalmente)   ante   el   destructivo entimema   al   que   conlleva,   coincidiría   en   su   disposición   con   el   ciclo   natural   de   la   energía   observado   en   nuestro   algo   menos   peligroso   entorno cotidiano, y confirmaría los ciclos de transformación ante los de creación o destrucción aparentes. La   singularidad   del   hipotético   agujero   negro   es   la   candidata   lógica   a   perder   dicha   descripción.   Esto   podría   suponer   una   redefinición   de   los conceptos   de   espacio   y   tiempo   respecto   a   la   existencia   de   una   cuantización   intrínseca   o   la   aparición   de   nuevas   teorías   cosmológicas,   y   como mínimo, supondría la eliminación de un incómodo lugar inexplicable que insinúe la inoperatividad del edificio construido por la física moderna. [1] e=qU(r/λ)_quantized. qU=(4πhv(εoo)) [cb]. r=q2/(4πεo·mc2). Compton wavelength, λ. m=mp(F2/F1)_quantized. Planck mass, mp. F1=FU=c4/G; F2=Fe= f(qU,λ). Referencias: Basados en artículos, www.gonzaloamoreno.com © Gonzalo A. Moreno Jiménez. 15/10/2004.
ACERCA DE LAS SINGULARIDADES EN LOS AGUJEROS NEGROS. “TRITURADORES DE BASURA”.
Todo el material incluido en esta web puede ser usado bajo citación expresa de la fuente. Gracias por tu lectura!
Este   ensayo   define   conceptualmente   al   agujero   negro   como   un   “triturador   de materia”    (considerada    ésta    como    el    espacio    extremadamente    curvado),    que retorna   irreflexivamente   la   curvatura   al   primigenio   espacio   plano.   Trata   asimismo sobre   la   relación   entre   sus   singularidades,   las   partículas   y   las   constantes   de Planck,   pretendidamente   esenciales   en   la   formación   de   la   masa   de   las   partículas y esenciales en el concepto de singularidad de un agujero negro. Quisiera   diferenciar   enfáticamente   el   contenido   de   este   texto   respecto   a   los artículos   publicados,   puesto   que   al   contrario   que   en   los   últimos,   este   ensayo está   realizado   sin   el   empleo   del   aparato   matemático. Así,   desde   la   cautela,   pero utilizando    los    fundamentos    de    lo    que    para    mí    aporta    la    imprescindible exploración    matemática    y    los    datos    experimentales    previos,    propongo    una descripción   conceptual   de   las   singularidades   existentes   en   los   agujeros   negros respetando   escrupulosamente   los   principios   de   conservación   de   la   carga   y   la energía   y   tomando   como   pilar   básico   el   concepto   de   vacío,   quizás   noción   última que contiene al resto de los observables presentes en la naturaleza. Considerando   al   vacío   una   equivalencia   de   la   dimensión   espacial,   la   forma matemática   que   lo   relaciona   con   la   energía   a   través   de   la   masa   incluye   tres importantísimas    constantes    físicas    universales:    la    constante    de    gravitación universal,    la    constante    dieléctrica    y    la    permeabilidad    magnética    según    la ecuación   s=(Gεμ)∙m ,   el   cual   incluye   los   parámetros   esenciales   que   definen   la existencia     de     procesos     de     transmisión     energética     como     la     radiación electromagnética,   de   la   carga   eléctrica   e   incluso   de   la   masa   si   se   considera   a   las partículas    elementales    una    consecuencia    de    la    curvatura    espacial    extrema según la capacidad del vacío en su equivalencia (s=x)-m . A   partir   de   lo   anterior,   las   consecuencias   del   estudio   de   la   relación   vacío- energía   son   variadas,   conllevando   su   desarrollo   a   la   conocida   Teoría   de   la Relatividad   Especial,   asegurando   la   constancia   de   la   velocidad   de   la   luz   con carácter   independiente   de   la   velocidad   del   sistema   de   referencia,   etc. Asimismo, podría   relacionar   a   la   Relatividad   General   con   las   partículas   elementales   que conforman   la   materia,   a   través   de   la   relación   de   la   curvatura   espacial   con   las magnitudes   espacio,   tiempo   y   masa   de   Planck,   lo   que   haría   que   las   propiedades de   carga   eléctrica   y   masa   aparecieran   cuantizadas   por   un   acomodamiento   de   la curvatura   espacial   en   la   pugna   existente   entre   una   fuerza   de   valor   constante F 1 =c 4 /G    y   otra      de   carácter   electrostático   f(q U ,λ) ”   [1] ,   ambas   inherentes   al   vacío. De   esta   manera,   toda   manifestación   natural   podría   ser   descrita   a   partir   de   la dimensión    espacial    estructurada    por    ciertas    constantes    físicas,    con    el    vacío como    único    responsable    precursor    y    delimitador    del    comportamiento    de    la materia y de la transmisión electromagnética de la información. Limitados   algunos   conceptos   de   utilidad   imprescindible   para   el   razonamiento posterior,   sólo   queda   aplicarlos   al   tema   del   que   trata   este   texto,   es   decir,   al supuesto   comportamiento   de   los   hipotéticos   agujeros   negros   en   el   lugar   en   que todas    las    leyes    físicas    dejan    de    funcionar,    precisamente    cuando    se    intenta traspasar    el    espacio    y    tiempo    de    Planck,    es    decir,    en    sus    singularidades matemáticas.   Y   he   utilizado   la   palabra   hipotéticos,   porque   los   agujeros   negros aún   siguen   siendo   entelequias   a   pesar   de   que   su   existencia   sea   generalmente aceptada   y   apoyada   por   la   Teoría   de   la   Relatividad   General   de   Einstein.   De hecho,   en   un   Universo   en   el   que   la   conservación   de   la   energía   y   de   la   carga eléctrica    son    conceptos    primordiales,    estos    objetos    cósmicos    deberían    ser necesarios    siempre    que    tal    como    se    propuso    anteriormente,    las    partículas elementales   se   crearan   a   partir   de   la   curvatura   extrema   del   vacío,   y   la   radiación electromagnética   no   fuera   más   que   una   manifestación   de   la   estructura   interna del   mismo.   Ambas,   partículas   y   agujeros   negros   serían   una   expresión   de   la curvatura   espacio   temporal   a   distintos   niveles   de   escala,   que   se   encontraría justamente   en   la   misma   distancia   y   tiempo:   el   espacio   y   tiempo   de   Planck, magnitudes    pretendidamente    esenciales    junto    a    la    masa    de    Planck    en    la formación    por    ejemplo    de    un    electrón,    y    esenciales    en    el    concepto    de singularidad de un agujero negro. Una   vez   llegado   a   este   punto,   y   traspasada   la   frontera   del   espacio   tiempo   de Planck,   en   el   agujero   negro   sería   posible   el   proceso   inverso   de   creación,   es decir   la   destrucción   de   la   materia   y   su   devolución   al   estado   inicial,   al   simple espacio, libre de la prisión de la curvatura. Es   curioso,   que   al   abordar   esta   teoría,   las   constantes   G,ε,μ ”   unidas   a   la constante   de   Planck   h    como   momento   angular   involucrado   en   la   curvatura, provoquen   inequívoca   y   axiomáticamente   valores   de   masa   muy   pequeñas   de manera   acorde   a   lo   observado,   y   que   la   constante   de   gravitación   universal desaparezca   cuando   el   vacío   se   transforma   en   la   propiedad   masa   o   carga eléctrica   de   una   partícula   elemental   como   es   el   caso   del   electrón.   Pero   como   en las   dos   caras   de   una   misma   realidad,   es   precisamente   el   parámetro   y   valor   de G ”   el   factor   primordial   que   actuará   en   la   unión   de   la   materia,   imperativamente en   una   escala   admirablemente   cósmica.   Así,   las   constantes   físicas   descritas implicarían   la   coexistencia   de   lo   pequeño   según   valores   concretos   e   invariables, y de lo grande como destino innegable. Un   Universo   de   este   tipo   existiría   porque   es   el   único   posible,   y   permitiría   su objetividad    a    través    de    la    creación    irreflexiva    y    unívoca    de    sus    estructuras fundamentales,   inductoras   de   grandes   distribuciones   como   nebulosas,   planetas, estrellas,     galaxias..,     que     conllevaran     a     partir     de     la     gravedad     a     unos reconstituyentes   agujeros   negros   a   modo   de,   valga   la   expresión,   "trituradores   de basura" que restituirían las perturbaciones iniciales a su estado primordial. Esta    interpretación    de    los    horizontes    de    sucesos,    muy    a    mi    pesar,    pero acostumbrado    a    la    poca    conformidad    de    la    naturaleza    con    una    causalidad complaciente,   está   muy   lejos   de   la   fantasiosa   interpretación   de   los   agujeros negros,   de   sus   supuestas   soluciones   simétricas   denominadas   agujeros   blancos, y   de   sus   posibles   uniones,   los   llamados   agujeros   de   gusano   o   puentes   de Einstein-Rosen,    como    enlaces    espacio    temporales    que    pudieran    quizás    ser utilizados   a   modo   de   atajos   en   viajes   espaciales   e   incluso   temporales;   sobre   la que   existen   numerosas   investigaciones   y   publicaciones.   Sin   embargo,   y   a   pesar de    que    la    propuesta    desarrollada    en    este    texto    no    podría    ser    evidenciada directamente    (personalmente)    ante    el    destructivo    entimema    al    que    conlleva, coincidiría   en   su   disposición   con   el   ciclo   natural   de   la   energía   observado   en nuestro    algo    menos    peligroso    entorno    cotidiano,    y    confirmaría    los    ciclos    de transformación ante los de creación o destrucción aparentes. La   singularidad   del   hipotético   agujero   negro   es   la   candidata   lógica   a   perder dicha   descripción.   Esto   podría   suponer   una   redefinición   de   los   conceptos   de espacio   y   tiempo   respecto   a   la   existencia   de   una   cuantización   intrínseca   o   la aparición    de    nuevas    teorías    cosmológicas,    y    como    mínimo,    supondría    la eliminación   de   un   incómodo   lugar   inexplicable   que   insinúe   la   inoperatividad   del edificio construido por la física moderna. [1] e=qU(r/λ)_quantized; qU=(4πhv(εoo)) [cb]; r=q2/(4πεo·mc2); Compton wavelength, λ; m=mp(F2/F1)_quantized; Planck mass, mp ; F1=FU=c4/G; F2=Fe= f(qU,λ). Referencias: Basados en artículos, www.gonzaloamoreno.com © Gonzalo A. Moreno Jiménez. 15/10/2004.
ACERCA DE LAS SINGULARIDADES EN LOS AGUJEROS NEGROS “TRITURADORES DE BASURA”
Todo el material incluido en esta web puede ser usado bajo citación expresa de la fuente. Gracias por tu lectura!
Este   ensayo   define   conceptualmente   al   agujero   negro   como   un   “triturador   de   materia”   (cnsiderada   ésta   como   el   espacio   extremadamente   curvado),   que   retorna   irreflexivamente   la   curvatura   al   primigenio   espacio   plano. Trata   asimismo   sobre   la   relación   entre   sus   singularidades,   las   partículas   y   las   constantes   de   Planck,   pretendidamente   esenciales   en   la   formación   de   la   masa   de   las   partículas   y   esenciales   en   el   concepto   de   singularidad   de   un agujero negro. Quisiera   diferenciar   enfáticamente   el   contenido   de   este   texto   respecto   a   los   artículos   publicados,   puesto   que   al   contrario   que   en   los   últimos,   este   ensayo   está   realizado   sin   el   empleo   del   aparato   matemático. Así,   desde   la cautela,   pero   utilizando   los   fundamentos   de   lo   que   para   mí   aporta   la   imprescindible   exploración   matemática   y   los   datos   experimentales   previos,   propongo   una   descripción   conceptual   de   las   singularidades   existentes   en   los agujeros   negros   respetando   escrupulosamente   los   principios   de   conservación   de   la   carga   y   la   energía   y   tomando   como   pilar   básico   el   concepto   de   vacío,   quizás   noción   última   que   contiene   al   resto   de   los   observables presentes en la naturaleza. Considerando   al   vacío   una   equivalencia   de   la   dimensión   espacial,   la   forma   matemática   que   lo   relaciona   con   la   energía   a   través   de   la   masa   incluye   tres   importantísimas   constantes   físicas   universales:   la   constante   de gravitación   universal,   la   constante   dieléctrica   y   la   permeabilidad   magnética   según   la   ecuación   s=(Gεμ)∙m ,   el   cual   incluye   los   parámetros   esenciales   que   definen   la   existencia   de   procesos   de   transmisión   energética   como   la radiación   electromagnética,   de   la   carga   eléctrica   e   incluso   de   la   masa   si   se   considera   a   las   partículas   elementales   una   consecuencia   de   la   curvatura   espacial   extrema   según   la   capacidad   del   vacío   en   su   equivalencia   (s=x)- m . A   partir   de   lo   anterior,   las   consecuencias   del   estudio   de   la   relación   vacío-energía   son   variadas,   conllevando   su   desarrollo   a   la   conocida   Teoría   de   la   Relatividad   Especial,   asegurando   la   constancia   de   la   velocidad   de   la   luz con   carácter   independiente   de   la   velocidad   del   sistema   de   referencia,   etc. Asimismo,   podría   relacionar   a   la   Relatividad   General   con   las   partículas   elementales   que   conforman   la   materia,   a   través   de   la   relación   de   la   curvatura espacial   con   las   magnitudes   espacio,   tiempo   y   masa   de   Planck,   lo   que   haría   que   las   propiedades   de   carga   eléctrica   y   masa   aparecieran   cuantizadas   por   un   acomodamiento   de   la   curvatura   espacial   en   la   pugna   existente entre   una   fuerza   de   valor   constante   F 1 =c 4 /G    y   otra      de   carácter   electrostático   f(q U ,λ)    [1] ,   ambas   inherentes   al   vacío.   De   esta   manera,   toda   manifestación   natural   podría   ser   descrita   a   partir   de   la   dimensión   espacial estructurada por ciertas constantes físicas, con el vacío como único responsable precursor y delimitador del comportamiento de la materia y de la transmisión electromagnética de la información. Limitados   algunos   conceptos   de   utilidad   imprescindible   para   el   razonamiento   posterior,   sólo   queda   aplicarlos   al   tema   del   que   trata   este   texto,   es   decir,   al   supuesto   comportamiento   de   los   hipotéticos   agujeros   negros   en   el lugar   en   que   todas   las   leyes   físicas   dejan   de   funcionar,   precisamente   cuando   se   intenta   traspasar   el   espacio   y   tiempo   de   Planck,   es   decir,   en   sus   singularidades   matemáticas.   Y   he   utilizado   la   palabra   hipotéticos,   porque   los agujeros   negros   aún   siguen   siendo   entelequias   a   pesar   de   que   su   existencia   sea   generalmente   aceptada   y   apoyada   por   la Teoría   de   la   Relatividad   General   de   Einstein.   De   hecho,   en   un   Universo   en   el   que   la   conservación   de la   energía   y   de   la   carga   eléctrica   son   conceptos   primordiales,   estos   objetos   cósmicos   deberían   ser   necesarios   siempre   que   tal   como   se   propuso   anteriormente,   las   partículas   elementales   se   crearan   a   partir   de   la   curvatura extrema   del   vacío,   y   la   radiación   electromagnética   no   fuera   más   que   una   manifestación   de   la   estructura   interna   del   mismo.   Ambas,   partículas   y   agujeros   negros   serían   una   expresión   de   la   curvatura   espacio   temporal   a distintos   niveles   de   escala,   que   se   encontraría   justamente   en   la   misma   distancia   y   tiempo:   el   espacio   y   tiempo   de   Planck,   magnitudes   pretendidamente   esenciales   junto   a   la   masa   de   Planck   en   la   formación   por   ejemplo   de   un electrón, y esenciales en el concepto de singularidad de un agujero negro. Una   vez   llegado   a   este   punto,   y   traspasada   la   frontera   del   espacio   tiempo   de   Planck,   en   el   agujero   negro   sería   posible   el   proceso   inverso   de   creación,   es   decir   la   destrucción   de   la   materia   y   su   devolución   al   estado   inicial,   al simple espacio, libre de la prisión de la curvatura. Es   curioso,   que   al   abordar   esta   teoría,   las   constantes   G,ε,μ    unidas   a   la   constante   de   Planck   h    como   momento   angular   involucrado   en   la   curvatura,   provoquen   inequívoca   y   axiomáticamente   valores   de   masa   muy pequeñas   de   manera   acorde   a   lo   observado,   y   que   la   constante   de   gravitación   universal   desaparezca   cuando   el   vacío   se   transforma   en   la   propiedad   masa   o   carga   eléctrica   de   una   partícula   elemental   como   es   el   caso   del electrón.   Pero   como   en   las   dos   caras   de   una   misma   realidad,   es   precisamente   el   parámetro   y   valor   de   G    el   factor   primordial   que   actuará   en   la   unión   de   la   materia,   imperativamente   en   una   escala   admirablemente   cósmica. Así, las constantes físicas descritas implicarían la coexistencia de lo pequeño según valores concretos e invariables, y de lo grande como destino innegable. Un   Universo   de   este   tipo   existiría   porque   es   el   único   posible,   y   permitiría   su   objetividad   a   través   de   la   creación   irreflexiva   y   unívoca   de   sus   estructuras   fundamentales,   inductoras   de   grandes   distribuciones   como   nebulosas, planetas,   estrellas,   galaxias..,   que   conllevaran   a   partir   de   la   gravedad   a   unos   reconstituyentes   agujeros   negros   a   modo   de,   valga   la   expresión,   "trituradores   de   basura"   que   restituirían   las   perturbaciones   iniciales   a   su   estado primordial. Esta   interpretación   de   los   horizontes   de   sucesos,   muy   a   mi   pesar,   pero   acostumbrado   a   la   poca   conformidad   de   la   naturaleza   con   una   causalidad   complaciente,   está   muy   lejos   de   la   fantasiosa   interpretación   de   los   agujeros negros,   de   sus   supuestas   soluciones   simétricas   denominadas   agujeros   blancos,   y   de   sus   posibles   uniones,   los   llamados   agujeros   de   gusano   o   puentes   de   Einstein-Rosen,   como   enlaces   espacio   temporales   que   pudieran quizás   ser   utilizados   a   modo   de   atajos   en   viajes   espaciales   e   incluso   temporales;   sobre   la   que   existen   numerosas   investigaciones   y   publicaciones.   Sin   embargo,   y   a   pesar   de   que   la   propuesta   desarrollada   en   este   texto   no podría   ser   evidenciada   directamente   (personalmente)   ante   el   destructivo   entimema   al   que   conlleva,   coincidiría   en   su   disposición   con   el   ciclo   natural   de   la   energía   observado   en   nuestro   algo   menos   peligroso   entorno   cotidiano, y confirmaría los ciclos de transformación ante los de creación o destrucción aparentes. La   singularidad   del   hipotético   agujero   negro   es   la   candidata   lógica   a   perder   dicha   descripción.   Esto   podría   suponer   una   redefinición   de   los   conceptos   de   espacio   y   tiempo   respecto   a   la   existencia   de   una   cuantización intrínseca o la aparición de nuevas teorías cosmológicas, y como mínimo, supondría la eliminación de un incómodo lugar inexplicable que insinúe la inoperatividad del edificio construido por la física moderna. [1] e=qU(r/λ)_quantized. qU=(4πhv(εoo)) [cb]. r=q2/(4πεo·mc2). Compton wavelength, λ. m=mp(F2/F1)_quantized. Planck mass, mp. F1=FU=c4/G; F2=Fe= f(qU,λ).  Referencias: Basados en artículos, www.gonzaloamoreno.com © Gonzalo A. Moreno Jiménez. 15/10/2004.
ACERCA DE LAS SINGULARIDADES EN LOS AGUJEROS NEGROS. “TRITURADORES DE BASURA”.
Todo el material incluido en esta web puede ser usado bajo citación expresa de la fuente. Gracias por tu lectura!